Confederacion Sudamericana de Tenis de Mesa

Confederacion Sudamericana de Tenis de Mesa

Inicio Noticias Las habilidades básicas de aprendizaje: herramienta que favorecen el aprendizaje
Las habilidades básicas de aprendizaje: herramienta que favorecen el aprendizaje PDF Imprimir E-mail
Escrito por Webmaster   
Miércoles, 08 de Junio de 2011 14:50

Título: Las habilidades básicas de aprendizaje: herramienta que favorecen el aprendizaje.

Autora: MSc. Irinka Font Rodríguez.

Institución: Universidad de Ciencias de la Cultura Física y el Deporte. Facultad Camagüey.

Cargo: Profesora universitaria.

Correo Electrónico: irinka@fcf.camaguey.cu

Síntesis.

Variados estudios y publicaciones han sido dedicadas a preparar a los jóvenes en la actividad de estudio, buscando mayor eficiencia, calidad, independencia y autonomía en el aprendizaje. Este material tiene como propósito fundamental el desarrollo de habilidades básicas de aprendizaje individual; que contribuyan a que el estudiante transite de modo exitosa por su formación como Licenciado en Cultura Física.

Estudios exploratorios y descriptivos respecto al tema central del trabajo; nos permitieron constatar la carencia de un material de apoyo que favorezca el desarrollo de habilidades para el aprendizaje en los estudiantes universitarios.

Para el desarrollo de la presente obra científica se utilizaron métodos de nivel teórico que facilitaron la interpretación conceptual de los datos empíricos utilizados en la investigación, métodos empíricos para recopilar la información que posibilite corroborar la situación problémica planteada, así como métodos estadísticos- matemáticos que permitieron el procesamiento de los datos obtenidos mediante la aplicación de los instrumentos investigativos programados.

La novedad científica del presente se justifica a partir de la necesidad actual, dentro del contexto cubano; específicamente en la rama del saber Cultura Física; de abordar un nuevo enfoque en la elaboración de materiales de apoyo que contribuyan al desarrollo de habilidades encaminadas a un aprendizaje desarrollador efectivo y a la formación de un profesional de excelencia.

Queda a tu disposición un compendio de estos materiales, donde incluimos además nuestras apreciaciones y experiencias de varios años de trabajo docente en la educación superior

Introducción

Los chinos tienen un proverbio que data del siglo VII a.n.e. que plantea: “Si das un pescado a un hombre, se alimentará una vez; si le enseñas a pescar, se alimentará toda su vida”, esta frase expresa el propósito fundamental de este compendio. Es nuestra intención propiciarte un aprendizaje exitoso que contribuya a la formación de un profesional competente y de excelencia.

El ingreso a la Universidad representa seguramente para el estudiante e incluso para su familia una aspiración trascendental. Es una meta ambiciosa que no todos logran alcanzar y que requiere magnos esfuerzos pero también les proporciona formidables gratificaciones.

Para enfrentar estos cambios con éxito deben examinar el método de estudio que hasta ahora han empleado. La actividad intelectual implica saber determinar aquellos contenidos esenciales que te permitan avanzar en el aprendizaje, buscando sobre todo un método para aprender a aprender y obviando aquellos contenidos que son complementarios y que no te resultan necesarios.

Como futuro profesional y pedagogo deben saber comunicarse, en el más extenso sentido, tanto con el desarrollo de habilidades comunicativas que le permitan una relación interpersonal adecuada, como mediante el uso de los recursos que ofrecen las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC).

Junto a estas habilidades deben saber evaluar las cualidades para la actividad de estudio, de manera que increpen sus dificultades y potencien sus zonas de éxito.

En este sentido estudios realizados por los autores a una muestra de la Universidad de Ciencias de la Cultura Física y el Deporte (UCCFD) “Manuel Fajardo Rivero” de la provincia de Camagüey permitió constatar que un elevado por ciento de estudiantes de la carrera presentan dificultades en el desarrollo de las habilidades básicas de aprendizaje. También se pudo verificar que los profesores no cuentan con una herramienta que proporcione al estudiante una guía para la mejora de dichas habilidades, limitando así los posibles resultados de progreso a obtener en este aspecto.

 

Este material tiene el propósito de que desarrolles habilidades básicas en tu aprendizaje individual; ellas contribuirán a que transites de manera exitosa por tu formación como profesional de la Cultura Física.

 

Desde que ingresaste al centro comenzaron en tu vida importantes cambios:

¨       Arribaste a la Educación Superior.

¨       Iniciaste el estudio de una especialidad con un elevado nivel de complejidad.

¨       Junto con los estudios universitarios estas cumpliendo; de forma simultánea; otras responsabilidades que exigirán esfuerzo y una distribución eficiente de tu tiempo.

Estas condiciones implicarán para ti nuevas exigencias y pretensiones. Tu status actual requiere que revises el método de estudio hasta ahora empleado, y que desarrolles un conjunto de habilidades que contribuyan a un aprendizaje desarrollador efectivo y a la formación de un profesional de excelencia.

Desarrollo

Este material tiene el propósito de ayudarles en ese empeño, de modo que desarrollen habilidades tales como:

¨       Organizar y planificar tu tiempo de estudio.

¨       Determinar lo esencial en un contenido.

¨       Leer con rapidez y profundidad.

¨       Comunicarte con eficiencia.

¨       Evaluar tu desempeño como estudiante.

¿Por qué éstas habilidades?

Porque son exigencias permanentes de tu aprendizaje. Le explico: el cúmulo de tareas que realizan deberán articularlas adecuadamente con sus estudios como Licenciado; futuro pedagogo. Sólo si organizan su tiempo y planifican sus jornadas podrán realizar cada tarea con eficiencia, de lo contrario le sorprenderán siempre las evaluaciones, se le acumularán las actividades y se sentirán agobiados y tensos.

Durante su formación profesional, tendrán que leer extensos materiales: libros, artículos, textos en general con diferentes niveles de complejidad pero que resultarán indispensables para su preparación. Es muy probable que tengan ya formado un hábito de lectura, ahora necesitarán desarrollar la habilidad de leer rápido y de modo profundo.

Este es un compendio interactivo que implica no solo lectura del texto sino también resolución de un conjunto de tareas.

1. Organización y Planificación de la actividad de estudio.

Para comenzar debes tener claro qué es la actividad de estudio, su importancia y recomendaciones esenciales para organizarla en tu caso particular.

El gran problema de la vida estudiantil es cómo organizar el día de manera que se distribuyan adecuadamente esas actividades en el tiempo disponible y lograr el máximo de aprovechamiento posible de las horas. La solución de este problema está en la planificación del tiempo que se emplea en las actividades diarias, especialmente en el estudio. Hay que lograr que el estudio, aunque ocupe un lugar privilegiado, articule con el resto de tus responsabilidades.

Pasos a dar en la planificación de las actividades y en la organización de un horario.

Para planificar tus actividades y organizar tu tiempo te proponemos seguir los pasos siguientes: [Torroella, 1988]

  1. 1. ¿Sabes cómo empleas tu tiempo?: Necesidad de hacer un presupuesto de tu tiempo o inventario de tus actividades. El primer paso hacia la confección de un plan diario más efectivo de estudio y de trabajo es saber exactamente cómo empleamos, cómo invertimos nuestro tiempo. Así podremos darnos cuenta cómo, cuándo y cuáles son las pérdidas principales y de qué manera podemos evitarlas para aprovechar mejor el tiempo de que disponemos. 
  2. 2. Planifica un horario semanal permanente basado en el presupuesto provisional preliminar. Una vez que conozcas cómo empleas y distribuyes tu tiempo, haz un horario realista, flexible en el sentido de que deberás prever aún lo imprevisible. Deberás tener períodos libres para cualquier hecho o actividad ocasional. Para empezar, organiza tu tiempo en un horario provisional, con horas libres que te permitan hacer cambios en caso de que se te presente en hora de estudio alguna actividad no prevista. No recargues demasiado este horario con actividades que después no vas a poder cumplir. Es mejor empezar por un horario sencillo que se cumpla, que por uno complicado que no se puede llevar a efecto.
  3. 3. Establece en el horario, primeramente, las horas destinadas a las actividades fundamentales. Debes establecer en el horario las horas destinadas a las necesidades básicas y a las actividades regulares de tu vida: sueño, comida, aseo, clases, estudio, trabajo, transporte, etc. Llena en el horario las horas dedicadas a estas actividades, de manera que se consideren como períodos fijos y ocupados y se distingan de los espacios en blanco restantes que correspondan a los períodos que hay que planear y distribuir.
  4. 4. Planifica y decide ahora tus períodos de estudio. ¿Qué tiempo se le deberá conceder al estudio? Llena primero las horas empleadas en asistir a las actividades académicas regulares: clases, laboratorios, seminarios, consultas, etc. Determina después, aproximadamente, el número de las horas necesarias para estudiar, en general, y para estudiar cada materia, en particular. La cantidad de tiempo necesario para estudiar las asignaturas depende lógicamente de las características y diferencias individuales de cada estudiante: Su capacidad, antecedentes educativos, experiencias, intereses, motivaciones, hábitos de estudio, etc. Mientras mejores sean estas condiciones menor será el tiempo necesario para dominar las materias. No juzgues el tiempo que necesitas por lo que otros hacen. Los estudiantes difieren en el tiempo que emplean para estudiar, así como en el desarrollo de sus capacidades físicas e intelectuales. Debes evaluar tus propias capacidades y hábitos de estudio.
  5. 5. Determina un tiempo para recreación. Deberías tener un mínimo de 15 horas semanales de actividades recreativas, sociales y otras formas de distracción y esparcimiento. Lógicamente, en los días festivos y fines de semana se puede y debe aumentar el número de horas dedicadas a las actividades recreativas y sociales.
  6. 6. Adapta la extensión de cada período de estudio al tipo y dificultad de la materia que tienes que estudiar. Muchos estudiantes encuentran que en el estudio de los textos es mejor trabajar intensivamente durante una hora como promedio y descansar luego algunos minutos. En el tiempo de descanso camina, sal a dar una vuelta, toma algo, haz alguna actividad que te proporcione relajación muscular y visual. La regla de oro debe ser el principio de la flexibilidad y del ajuste realista a nuestras necesidades. Lo importante es establecer el período de tiempo aproximado que se va a conceder al estudio de cada materia y su ubicación en el horario, para que haya orden en tus actividades.
  7. 7. Como regla general fija el período de estudio de cada materia lo más próximo que puedas al período de clase de la misma. Esta regla se podría dividir en dos partes:
  8. a. Si el tiempo de la clase se emplea principalmente en participación de los alumnos respondiendo preguntas o exponiendo temas, deberías poner el período de estudio antes de la clase.
  9. b. Si el tiempo de la clase lo emplea el profesor principalmente en explicar la materia, entonces deberías colocar el período de estudio inmediatamente después de la lección.
  10. 8. El horario debe contener la distribución del tiempo para el estudio de las asignaturas específicas. Resulta preciso y conveniente que el horario indique las horas para el estudio de cada asignatura específicamente, para evitar así la pérdida de tiempo que supone la vacilación de no saber que hacer. Al organizar el horario para el estudio de las asignaturas, es conveniente recordar que una distribución del tiempo en períodos cortos de una hora, por ejemplo, es más recomendable que períodos largos de estudio. De todos modos es conveniente que tengas en cuenta en que horas del día te es más fácil y productiva la actividad de estudio.
  11. 9. Establece un período de estudio semanal para repasar cada una de las materias. Es conveniente incluir en el horario, por lo menos, un período semanal de una hora para repasar las materias. Será necesario, además, fijar períodos adicionales de estudio en la proximidad de los exámenes finales.

 

Se sugiere este modelo para confeccionar tu plan semanal (ten en cuenta todos los pasos anteriores). [Colectivo de autores, Folleto 4, 1988]

Plan semanal.

Semana: Del______ al ______de ______

Asignaturas

L

M

M

J

V

S

D

Total

Plan

Total

Real

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Total Plan

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Total Real

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En este modelo debes señalar la cantidad de horas y minutos que dedicarás a la autopreparación de cada asignatura, distribuido en los días de la semana que consideraste necesario.

 

En las casillas “Total Plan” debes señalar la cantidad de horas y minutos que planificaste estudiar cada asignatura, y en la casilla “Total Real”, debes, al concluir cada día totalizar las horas y minutos que realmente estudiaste, ya que puede suceder que te hayas excedido de lo planificado, o determinadas circunstancias te hayan impedido cumplir lo planificado. De igual forma debes controlar el cumplimiento real en cada asignatura al finalizar la semana.

Resulta conveniente elaborar también un plan diario por asignatura. Te sugerimos este modelo para confeccionar tu plan diario:

Plan Diario.

Día de la semana: _________

Asignatura

Actividades a realizar

Horario

Tiempo cumplido

Observaciones

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Este modelo se puede hacer adecuando una agenda, libreta, tarjeta u otra forma que te resulte práctica, donde puedas desglosar las distintas actividades que realizarás en la autopreparación de cada una de las asignaturas y además tener en cuenta el resto de las actividades que debes realizar.

Recuerda que el tiempo que le dedicarás ese día a cada asignatura debe coincidir con lo previsto en el plan semanal, aunque ahora tienes la posibilidad de señalar un horario que se adapte a tus necesidades. Podrás controlar tu planificación en la casilla “Tiempo Cumplido” y anotar cualquier observación que te sea útil para cualquier reajuste de horario o para tenerla en cuenta al planificar actividades similares otras semanas.

10. Lo más importante del horario no es hacerlo, sino cumplirlo. Coloca tu horario permanente en una libreta o en algún lugar visible donde los pueda ver con frecuencia. Esfuérzate en cumplirlo. Dentro de tu horario permanente confecciona tu horario diario, estúdialo cuidadosamente cada día y compruébalo al final de la jornada. Después que hayas hecho el horario y lo hayas seguido varias semanas, su cumplimiento se convertirá en actividad habitual, tu vida quedará mejor organizada y te asombrarás del aumento del rendimiento de tus estudios, así como de todo el tiempo libre que te quedará disponible para las actividades recreativas y para otras actividades en general.

11. El horario permanente no es un programa rígido, sino una guía flexible para organizar mejor tu vida. Este horario “permanente” no es una camisa de fuerza que te amarre. Haz los cambios que sea necesarios, de acuerdo con las experiencias de tu vida. De vez en cuando necesitarás revisar tu horario y quizás modificarlo, especialmente cuando surjan nuevas actividades y situaciones. Los dos extremos son malos: tan perjudicial es carecer de todo plan u horario para organizar las actividades como caer en el extremo opuesto de convertir el plan u horario en una cárcel o coyunda que impida el ajuste a nuevas situaciones o actividades.

Por último damos algunas sugerencias generales a manera de resumen: [Colectivo de autores, Folleto 4, 1988]

¨       Inicia la actividad de estudio con las asignaturas más difíciles o las que sean menos interesantes.

¨       Respeta el tiempo que le has asignado a cada una de las actividades.

¨       Prepara todas las cosas que vas a necesitar al estudiar.

¨       Aprovecha las horas libres que tengas entre clases para revisar o repasar las notas.

¨       Lo que no has cumplido por imprevistos presentados trata de recuperarlo reajustando el tiempo de otras actividades o utilizando las horas de reserva..

¨       Prevé que posiblemente tendrás más carga de tareas o trabajos al final del semestre, por lo que debes evitar tener tareas pendientes.

¨       Revisa el plan semanal elaborado, determinando tus dificultades para tenerlas en cuenta en las planificaciones futuras.

¨       Trata de conciliar las actividades personales y sociales con la autopreparación.

¨       No debe faltar en la planificación el tiempo que dedicarás al descanso y a la recreación, pues el organismo lo necesita para emprender las actividades de la semana siguiente.

Es de trascendental importancia para ti esforzarte en cumplir el horario adoptado hasta convertirlo en hábito. Quizás al comienzo te desalientes algo por la dificultad que entraña el empezar un nuevo hábito; sin embargo, debes persistir hasta lograr que su cumplimiento se vuelva una conducta habitual. Los resultados que obtendrás a la postre – un mejor aprovechamiento del tiempo y una mayor eficiencia y satisfacción personales – reforzarán y consolidarán tu nuevo sistema de vida.

2. Determinar lo esencial de un contenido.

Aprender a determinar lo esencial implica una elevación del nivel de desarrollo intelectual y constituye una posibilidad que enriquece el resultado de la actividad docente y de la actividad cognoscitiva en general.

Para comenzar es ventajoso precisar que la esencia es lo que determina el sentido de una cosa dada, aquello que la cosa es en sí misma, a diferencia de todas las demás e incluso de los estados variables que la cosa puede experimentar al influjo de tales o cuales circunstancias. En cada objeto de la realidad se dan dos facetas necesarias que le son inherentes: la esencia y el fenómeno.

¿Cómo determinar lo esencial de un contenido?

Cuando los conocimientos se fijan de memoria, repitiendo lo que dice el texto o las notas dictadas en clase, pero el alumno no aprende a buscar lo esencial en el texto, el libro u otras fuentes de estudio, cuando no es él el que decide qué notas tomar, el que elabora sus resúmenes, llega a conclusiones, no es posible hablar de aprender a determinar lo esencial, de aprender a estudiar, de aprender a pensar.

Un primer paso para determinar lo esencial puede ser, analizar el texto o situación, localizar la idea central del párrafo seleccionado, por ejemplo descartando todo aquello que es secundario: que aclara, explica, precisa, enumera pero no aporta una información de valor.

Otro recurso importante al estudiar los fenómenos y hechos, es compararlos con otros similares, determinar sus semejanzas y diferencias y establecer la analogía. Se debe poner énfasis en la comparación de conceptos que los alumnos tiendan a confundir por la similitud de su terminología o por su contenido.

La confección de resúmenes, informes, esquemas, cuadro sinópticos son vías para expresar lo esencial de la información consultada. La organización de la información y su fijación en forma de notas y resúmenes es una de las habilidades más importantes para la realización de un estudio exitoso. El crecimiento continuo del volumen de información que ocurre en la actualidad por una parte, y los límites de la memoria humana (aún la más entrenada) por otra, obliga al hombre a elaborar memorias suplementarias (Colectivo de autores, Folleto 3, CEPES, 1988)

Elaborar resúmenes en particular, tiene gran importancia en la enseñanza universitaria, pues continuamente el estudiante debe estar resumiendo información que deberá utilizar después. El compendio te da la posibilidad de que te entrenes en la confección de resúmenes, pues en la mayoría de los aspectos se sugiere como actividad a realizar.

Resumir es sintetizar las ideas y pensamientos fundamentales a que puede reducirse lo expresado en un párrafo, capítulo, libro, clase o exposición en general. La técnica de resumir necesita dos pasos fundamentales: uno, la jerarquización de las ideas contenidas en el escrito, y otro la integración de las ideas, es decir, un análisis primero y una síntesis después.

En la jerarquización de las ideas tenemos que leer y analizar el documento o comunicación y encontrar la idea central de cada párrafo, para darle una prioridad de acuerdo con su importancia. En la segunda fase integramos las ideas jerarquizadas, seleccionando de ellas solo las indispensables para el objetivo que nos hemos propuesto (López, M, 1989).

Su elaboración requiere como el resto de las habilidades un entrenamiento que se logra con la práctica sistemática. En un resumen no se reproduce mecánicamente el texto leído, se extraen las ideas más importantes que definen el contenido.

Pasos a seguir para determinar lo esencial en un contenido.

Lee el material que aparece a continuación:

Después de haber leído el material te proponemos realices las tareas siguientes:

  1. Proponga otro título al autor
  2. Elabore un resumen con las ideas más importantes del artículo.
  3. Selecciona el concepto más general que aparezca, selecciona otros de menor grado de generalidad y elabora un esquema donde representes gráficamente las relaciones que se establecen entre ellos.

3. Leer con eficiencia.

Hasta este momento has ido trabajando en el logro de importantes adquisiciones, como organizar y planificar tu tiempo, determinar los aspectos esenciales de un contenido, elaborar resúmenes. Cada una de las tareas solucionadas tributó al desarrollo de importantes habilidades para tu aprendizaje. Sin embargo no basta lo aprendido, en cada caso has debido consultar varios materiales, y esto es una pálida muestra de todo lo que debes leer durante tu formación como Ingeniero. Un profesional contemporáneo requiere leer bastante, rápido y de manera profunda, como forma de acceder al creciente ritmo de la información que se genera en la actualidad.

Un buen lector debe tener una capacidad reflexiva o inquisitiva, debe tener interés en captar el significado y determinar la secuencia lógica en los materiales leídos.

Tipos de lectura.

La lectura de presentación permite una representación general del libro que vas a consultar. Es conveniente que antes de dar inicio al estudio de la bibliografía asignada se haga una idea del libro que tiene en sus manos, su contenido general, su estructura temática, así como los objetivos que persiguió el autor en su confección.

Para realizar este tipo de lectura de la manera más eficiente debes proceder a leer aquellas partes del libro que te informan de modo general su contenido: Título, Índice, Prólogo, Introducción, Conclusiones, Bibliografía.

La lectura de familiarización por su parte permite una representación general de la estructura de temas fundamentales que tiene el capítulo que has de leer, por lo que constituye un momento importante en el proceso de profundización del contenido. Es también conocida como lectura rápida.

 
Joomla Training at JoomlaShack